Dualidad I

En todo acto de consciencia lingüística aparece el doble, nos desdoblamos al hablarnos, nos tratamos como a un “tu”. Ese dualismo nutre la experiencia de todo artista: el creador y lo creado, el sujeto y el objeto, el artista y su obra.
En las películas de Alfred Hitchcock encontramos un tratamiento de la dualidad, en ocasiones relacionado con la culpabilidad, la falta de la propia personalidad o con la creatividad artística. En la película Vertigo la dualidad aparece relacionada con la doble actuación y el engaño (la doble interpretación en el personaje de Madeleine/Judy), con la temporalidad (pasado/presente), los nombres del protagonista (John, Scottie), la orientación (verticalidad /horizontalidad), los colores (rojo/verde), la apariencia (mundo real/mundo reflejado), la enfermedad (acrofobia/superación de la misma), el oficio (trabajo/baja en el trabajo o detective oficial/detective privado ), la espiral amorosa (logro/pérdida), el conocimiento (cordura/locura) o el mismo vertigo (sensación de movimiento circular -espiral/turbación del juicio)

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s